Blog

¿Cómo utilizar las instalaciones térmicas para prevenir la propagación del coronavirus en los lugares de trabajo?

¿Cómo utilizar las instalaciones térmicas para prevenir la propagación del coronavirus en los lugares de trabajo?

Ahora que la desescalada propuesta por el Gobierno permite la vuelta al trabajo a un mayor número de empresas, éstas se preparan para retomar la actividad que durante más de dos meses se han visto obligadas a frenar. Pero dadas las circunstancias, todas las medidas que se tomen para prevenir la propagación del coronavirus y proteger a clientes y profesionales parecen ser pocas. En esta ocasión, como empresa experta en climatización queremos compartir con todos vosotros y vosotras algunos consejos sobre el correcto uso de las instalaciones térmicas en edificios.

Transmisión del coronavirus (Covid-19) por vía aérea

Antes de hablar sobre la manera más adecuada de operar con las instalaciones térmicas en edificios públicos y privados frente a la pandemia del Covid-19, es importante tener en cuenta la ruta de transmisión del agente infeccioso en cuestión.

En este caso, las rutas de transmisión dominantes son dos: a través de gotas grandes y pequeñas (gotas / partículas emitidas al estornudar, toser o hablar) y a través del contacto de superficie (mano a mano, superficie a mano, etc…).
Teniendo en cuenta la naturaleza de este artículo, nos centramos en la transmisión del virus por el aire a través de partículas pequeñas. Estas partículas pueden permanecer en el aire durante horas y pueden transportarse a largas distancias. También se generan al toser, estornudar y hablar.

El SARS-CoV-2 permanece activo hasta tres horas en el aire interior y 2-3 días en las superficies de la habitación en condiciones interiores comunes. Estas pequeñas partículas de virus permanecen en el aire y pueden viajar largas distancias transportadas por los flujos de aire en las estancias o en los conductos de aire de extracción de los sistemas de ventilación. La transmisión aérea ha causado infecciones de SARS-CoV-1 en el pasado. Aunque actualmente no hay evidencia demostrada respecto a la infección por la enfermedad de coronavirus (COVID-19) a través de este medio. Tampoco hay datos reportados para descartar esta posibilidad.

Por tanto, se podría decir que mantener una distancia social prudente podría no ser suficiente. Así como aumentar la ventilación será útil por la eliminación de más partículas. Ya que un estudio reciente mostró que los ambientes cerrados con ventilación mínima contribuyeron fuertemente a un número característicamente alto de infecciones secundarias.

Aumentar el aire de impulsión y extracción

Esta es una de las recomendaciones prácticas para la operación de instalaciones térmicas en edificios que propone la Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración para prevenir la propagación del Covid-19.
En edificaciones con sistemas de ventilación mecánica, se aconsejan tiempos de operación prolongados. Por ejemplo, se deberán cambiar los tiempos de reloj de los temporizadores del sistema para iniciar la ventilación a velocidad nominal al menos dos horas antes del tiempo de uso del edificio y cambiar a una velocidad más baja dos horas después del tiempo de uso.

En los sistemas de ventilación controlados por demanda, se aconseja cambiar el punto de ajuste de CO2 a un valor más bajo de 400 ppm, para asegurar la operación a la velocidad nominal.

Por otra parte, es aconsejable mantener la ventilación encendida las 24 horas, los siete días de la semana, con tasas de ventilación reducidas (pero no apagadas) cuando las personas están ausentes.

En edificios que han sido desocupados debido a la pandemia no se recomienda apagar la ventilación, sino operar continuamente a velocidad reducida.

El consejo general es suministrar tanto aire exterior como sea razonablemente posible. Si debido al teletrabajo, se reduce el número de empleados, se puede aprovechar para colocarlos con mayor distanciamiento social y fomentar la ventilación, en lugar de concentrarlos en zonas más pequeñas.

Los sistemas de ventilación de escape de los inodoros siempre deben mantenerse las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y asegúrese de que se crea una presión baja, especialmente para evitar la transmisión fecal-oral.

Usar mayor aireación de ventana para prevenir la propagación del coronavirus

Es importante evitar los lugares abarrotados y mal ventilados. Si los edificios carecen de sistemas de ventilación mecánica, es recomendable usar las ventanas operables mucho más de lo normal. Incluso cuando tener las ventanas abiertas pueda causar algún tipo de incomodidad térmica.

Por ejemplo, se podrían abrir las ventanas durante 15 minutos más o menos al entrar en la estancia. Sobre todo, cuando la estancia estaba ocupada por otros antes por otras personas.

En edificios con ventilación mecánica, la ventilación con ventanas se utilizará para aumentar aún más la ventilación. Aunque si se dispone de sistemas de extracción pasivo o mecánico en el baño, mejor no abrir las ventanas de esta estancia.

La humidificación y el aire acondicionado no tienen efecto práctico

La transmisión de algunos virus en edificios puede limitarse cambiando la temperatura del aire o el nivel de humedad. Sin embargo, en el caso del coronavirus (Covid-19) esto no es una opción ya que los coronavirus resisten muy bien a los cambios ambientales.

De hecho, los únicos cambios susceptibles en este sentido se encuentran a una humedad relativa muy alta, por encima del 80%, y a una temperatura por encima de 30 ˚C. Unos parámetros que no son prácticos en edificios de estas características ni compatibles con las condiciones de confort de las personas. Por tanto, la humidificación NO es un método para reducir la viabilidad del SARS-CoV-2.

Los sistemas de calefacción y refrigeración pueden funcionar normalmente ya que no hay implicaciones directas en la propagación de COVID-19. Por lo general, no es necesario ningún ajuste de los puntos de ajuste para los sistemas de calefacción o refrigeración.

Uso seguro de las secciones de recuperación de calor

Si se sospecha que hay fugas en las secciones de recuperación de calor, el ajuste de presión o la derivación pueden ser una opción para evitar una situación en la que una presión más alta en el lado de extracción provoque fugas de aire en el lado de impulsión. Las diferencias de presión pueden corregirse mediante amortiguadores o mediante otros medios adecuados.

Por tanto, se recomienda inspeccionar el equipo de recuperación de calor, incluida la medición de la diferencia de presión. Para estar seguro, el personal de mantenimiento debe seguir los procedimientos estándar de seguridad del trabajo polvoriento, incluido el uso de guantes y protección respiratoria.

La transmisión de partículas de virus a través de dispositivos de recuperación de calor no es un problema cuando un sistema HVAC está equipado con una unidad de doble bobina con intercambiador de tipo placas u otro dispositivo de recuperación de calor que garantiza garantice una separación del aire del 100% entre el lado de extracción y el de impulsión.

Por último, indicar que la limpieza de conductos no tiene ningún efecto práctico para evitar la propagación del coronavirus. Al igual que no es necesario cambiar los filtros de aire exterior para mejorar la protección del edificio ante el Covid-19. Así que los filtros deben reemplazarse de acuerdo con el procedimiento normal cuando se exceden los límites de presión o tiempo, o de acuerdo con el mantenimiento programado.

Conclusión de medidas prácticas para la operación de instalaciones térmicas en la edificación

  • Asegurar la ventilación de los espacios con aire exterior.
  • Cambiar la ventilación a velocidad nominal al menos dos horas antes del tiempo de uso del edificio y cambiar a más baja dos horas después del tiempo de uso del edificio
  • No apagar la ventilación en noches y fines de semana. Mantener los sistemas funcionando a menor velocidad.
  • Asegurar una ventilación regular con ventanas
  • Mantener la ventilación del inodoro 24horas/7dias en funcionamiento
  • Evitar abrir ventanas en los inodoros para asegurar la dirección correcta de ventilación
  • Indicar a los ocupantes del edificio que descarguen los inodoros con la tapa cerrada
  • Cambiar las unidades de tratamiento de aire con recirculación a aire 100% exterior
  • Inspeccionar el equipo de recuperación de calor para asegurarse de que las fugas estén bajo control.
  • Apagar las bobinas del ventilador o activarlas para que los ventiladores estén continuamente encendidos
  • No cambiar los puntos de ajuste de calefacción, refrigeración y posibles humectaciones.
  • No planificar la limpieza de conductos para este período
  • Reemplazar el aire exterior central y extraer los filtros de aire como de costumbre, de acuerdo con el programa de mantenimiento
  • Los trabajos regulares de reemplazo y mantenimiento del filtro se realizarán con medidas de protección comunes, incluida la protección respiratoria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

Enter your keyword